sábado, diciembre 31, 2005



Fin de viaje 2005

Hoy concluimos este viaje. El viaje alrededor del Sol. Mañana iniciamos otro viaje, otro viaje alrededor del Sol.

Este año -2005-, a la vez que viajaba alrededor del Sol, viajé sobre la superficie de la Tierra, nuestra gran nave.

Viajé al sur, donde termina el continente e inicia el océano Pacifico, caminé por las arenas de la playa de San Agustín (foto), en Huatulco.

Viajé al norte, por carretera fuimos de Hermosillo a Nogales, donde termina el país. Para satisfacer la curiosidad de mi amigo Julio, hicimos la fila en el auto, como si fuésemos a cruzar la frontera, vimos la línea que divide, si divide, a nuestro país con el vecino del norte, satisfecha nuestra curiosidad volvimos. En Hermosillo bebí un exquisito jugo de naranja, probé el caldo de queso y comimos carne asada.

Viajé hasta el este. Estuvimos en Mérida. La ciudad blanca. Saboreé una exquisita comida, acompañada de una muy fría cerveza Montejo.

Viajé al occidente. Manejando el auto de frente al Sol hasta llegar, al anochecer, a Morelia. De Morelia viajé de noche, casi toda la noche para llegar hasta Xalapa.



Viajé otra vez al norte. Estuvé en La Laguna, la región que conforman Torreón, Coahuila y Gómez Palacio y Lerdo, Durango. En el viaje de la primavera a esta región conocí un mineral abandonado. En la región de Mapimí, conocí el mineral de Ojuela, caminé su puente colgante de 315 metros de largo y más de 100 metros de alto.

Viajé al noreste. Fui a Tampico. Me deleité el paladar con jaibas a la Franck y otras quitándoles su cáscara. Conocí a otros colegas. Vi otra vez a mis amigos. Volví a estar donde viví algún tiempo.

Viajé al oriente. Fui de Xalapa a Veracruz. El puerto que es el ombligo de México. El puerto donde también he residido y que dá su frente al Golfo de México. Volví a ver sus palmeras borrachas de Sol, como dice la canción de Agustín Lara.

Viajé al centro del país. Viaje a Guanajuato en el invierno y en el verano. Conocí, o reconocí, esta ciudad por sus túneles que confirman la vocación minera que le dio riqueza, riqueza que se fue. Conversé aquí con una amiga del muralista José Chávez Morado y de la pintora Olga Costa. Caminé por los callejones de esta ciudad colonial. Vi la fachada de la casa donde nació el muralista Diego Rivera. Conversé con mi amiga Sand, sentados frente al teatro Juárez.

Viajé hacia el sur, a Cuernavaca. En el verano a una fiesta, en lo que queda del casco de una hacienda. En el otoño a trabajar. En ambas ocasiones conduciendo el vehículo por la autopista que vá desde la ciudad de México y atraviesa el bosque.

Caminé por la ciudad de México. Recorrí sus históricas calles céntricas, entré a sus museos, caminé por sus parques. Me deleité en sus antiguos restaurantes.

Estoy viajando en Oaxaca. De donde empecé a viajar y sigo viajando…

1 comentario:

David dijo...

Feliz Viaje 2006!