lunes, mayo 08, 2006

Tabasco

El sábado, anteayer, al mediodía, salimos de Veracruz hacia el sureste. Por la autopista avanzamos rápido, con excepción de los ochenta y tantos kilómetros que están en casi permanente reparación. Pasamos por los grandes puentes sobre los ríos Papaloapan y Coatzacoalcos. Llegamos al puente sobre el río Tonalá. Termina Veracruz. Principia Tabasco.



Llanuras húmedas. Llanuras verdes. Verdes de pastizales. Verdes platanares. Verdes de árboles. Verdes de cañaverales. Verdes. Tabasco es una gran llanura verde.



Por la autopista, que manejo por primera vez, llegamos muy rápido a Cárdenas. La temperatura a la intemperie 42 grados centígrados. Calor, inmenso calor. Varios kilómetros delante de Cárdenas, dejamos la autopista, por una carretera angosta llegamos a Cunduacán. Calor. Comida tabasqueña, muy elaborada, con influencia española. Visitamos a nuestro amigo César y su familia, quiénes disfrutaban la tarde a lado de una alberca, pequeña, armable, el agua que salía del subsuelo fresca. Todo rodeado de árboles y plantas de frutas. Por primer ví un árbol de castaños. Árboles. Plantas. Verde. Agua.

Al anochecer salimos para Villahermosa, la capital de Tabasco. Por la autopista muy rápidamente llegamos. Visitamos a nuestro amigo Saúl, a Karina, a doña Dorita, quién a sus 97 años se mantiene lucida y conversadora.

Regresamos a Cunduacán. A la media noche merendábamos. Conversamos con la señora Hilda en su restaurante Joly´s. Nos obsequio un libro escrito por su esposo, sobre los personajes del pueblo. Lo tengo entre lo pendiente de leer, sólo leí el pentaprologo.



Ayer, después de un intenso desayuno, fuimos al campo con don Jesús y doña Mariquina. Árboles, platanares, pastizales, llanura verde. Vimos a distancia el hato pastando. Calor, inmenso calor.

Regresamos a comer. Cargamos el auto con productos de Tabasco, frutas, carnes. Nos despedimos. Regresamos. Salimos de Tabasco, pasando el río Tonalá. Luego el inmenso puente sobre el río Coatzacoalcos. Otra vez por el puente sobre el Papaloapan. Llegamos a Veracruz a las siete de la tarde. Nuestros amigos Chalío, Ely y la pequeña Liz se quedaron en su casa. Seguimos en el auto. Por la noche llegamos a Xalapa...

2 comentarios:

Gaby dijo...

Cada vez que entro a este blog y te leo "salimos hacia...", me dan unas ganas de "salir hacia algún lado"...verde, verde quiero verde!
Besazos!!!!!! ...ojalá lleguen hasta allá!

Daniellha dijo...

Como dice Gaby...verde, qué bonito este color y felicitaciones por tu blog muy bien logrado, gracias por tus palabras...Un abrazo.