sábado, abril 15, 2006

La Catedral de Oaxaca

El martes último entré a la Catedral. En mis caminatas por el centro de la ciudad, sólo veía la gran fachada, de canteras verdes labradas.



Traspasando la gran puerta se abren dos grandes pasillos, que terminan al fondo en sendos vitrales. Arriba los arcos, que a la vez que soportan el techo, son uno de los decorados más vistosos de este barroco arquitectónico.



En el cuerpo interior central, al fondo el altar mayor, presidido por una escultura angelical, frente a ésta y después de un pasillo las filas de bancas donde algunos fieles están sentados. Enseguida, en un segundo nivel está el gran órgano. Un órgano monumental.

Por la puerta se ve hacía La Alameda, iluminada por el sol...

1 comentario:

Gabriela dijo...

Esta imágenes son muy evocadoras de tiempos suspendidos en el tiempo, o algo así...
Me encanta escuchar los grandes órganos de las catedrales!!! Aquí en la catedral de Barcelona, de tanto en cuando hacen conciertos. Con la densidad que caracteriza el sonido del órgano, la música redimensiona el espacio, su vibración expansiva suele llevarme a estados de consonancia y disolución...(claro, dependiendo de la sensibilidad del organista) Qué no daría por escuchar al propio J.S.Bach...

Me encantan las fotos que haces, dan ganas de recorrer todos estos lugares!!!

cariños desde Bcn