jueves, junio 05, 2008

Fortín

El alivio en la selva


Hoy estuve en Orizaba. Por la tarde, después del trabajo, fuimos a Fortín de la Flores. Guiados por Paco, por un sendero entre la vegetacióon exhuberante, selvática, llegamos a la casa del alivio.
Ayer en la noche sufrí una caida, me dolía intensamente el brazo izquierdo. Con dificultad conduje el auto hoy, muy temprano, para reunirme con Polo. En su vehículo partimos, fue un alivio temporal para mí, casi no podía mover el brazo, me dolía.
Allá en Fortín, en el lugar de la vegetación intensa, me atendió el señor Adrián Blanco: ¿Qué le pasó?, me caí, metí la mano izquierda, luego mi brazo fue vencido por mi peso. Me auscultó. ¡Ay! me duele, aquí está el problema. Me dió un masaje en el hombro con una lampara roja, que hace las veces de calefactor. Me empezó a curar con electricidad. Me tronó los dedos: meñique, click, anular, click, medio, click, indice, click, pulgar, click. Me tronó la muñeca, ckock. Me jaló muy rápido y fuerte el brazo, cloock. Sentí un dolor intenso. Nunca antes había sentido tanto dolor, un vacío en el estomago. Me doblé. Me recuperé y me mostró un dibujo del esqueleto humano. Aquí estaba el problema señaló con su indice derecho. Tengo luxado el hombro. Ya está en su lugar, me dijo. Le pregunté cómo aprendió a curar, viendo como lo hacía mi padre, me dijo. Tiene colgado en su cúbiculo un recorte de diario enmarcado que hace un elogio de su padre. Le agradecí. Me despedí.

Salí de esa pequeña selva pensando y con el brazo adolorido. Ya entendí para qué sirve la anestesia. Me acordé lo que narra en su novela La última hora del último día Jordi Soler, quien vino desde Barcelona a tratarse un problema de la vista con una curandera de esta región, después de tratarse con los tres mejores oftalmologos de la capital catalana. Me sigue doliendo el brazo. Regresé a Xalapa. Escribo con dificultad. Mi clavícula izquierda está en su lugar.

2 comentarios:

Clarice Baricco dijo...

Espero que estès mejor. Cuìdate.

Abrazos

mariarojas dijo...

En el campo suelen suceder esas cosas.Yo que creci en el te lo puedo decir.Encuentra uno gente noble y sabia que rudimentariamente curan nuestros males; unas veces con masajes otras veces con sus bebidas a base de plantas medicinales. Son gente de admirar; eso me consta.
Pase a hacerte una visita y me encontre con tu anecdota, que me parece interesante.Ya te repondras.
Cordial saludo desde mi Cartagena.